lunes, 10 de octubre de 2016

William Ospina / Pa que se acabe la vaina - 2.013/ II





William Ospina
Pa que se acabe la vaina
Año 2.013
Editorial planeta

Voz. esperanza zc
Música: Yerbecita de mi huerto

William Ospina le aporta al país una obra con título musical de obligatoria lectura para los interesados en conocer la verdad sobre la realidad social y la vida política de una Nación que, como dice en el primer párrafo del libro, “sufre un creciente deterioro del orden institucional que se puede medir por la crisis de la justicia, los niveles escandalosos de corrupción, el número de congresistas y gobernantes que pasan directamente del poder a la celda, los índices de pobreza y miseria, la inseguridad, la delincuencia, el atraso de la infraestructura y la incapacidad de convertir la indudable riqueza del territorio en algo que beneficie a las mayorías y garantice la prosperidad general.”

Su rigurosa investigación que trae a la memoria hechos, obras literarias, música, personajes de la resistencia, personalidades de la política y los responsables de la pobreza, la injusticia, la impunidad, la corrupción y la destrucción del medio ambiente es una invitación a releer o conocer a Estanislao Zuleta, Fernando González, Mario Arrubla, Orlando Fals Borda, Bárba Jacob, José Eustasio Rivera, Jorge Isaac, Tomás Carrasquilla, Vargas Vila, José Asunción Silva, Alberto Zalamea, Álvaro Mutis y Eduardo Umaña, entre las muchas personas que pensaron el país.

“Pa que se acabe la vaina” hace un recorrido por La gota fría, La pollera colorá de Wilson Choperena y la música de José Barros, Campo Miranda, Crecencio Salcedo, Guillermo Buitrago, Lucho Bermúdez con Matilde Díaz, Leandro Díaz, Rafael Escalona y, no podía faltar un hombre de zona cafetera golpeada por la violencia. La evocación del vals “Cuando miran tus ojos” cantado por Óscar Agudelo. Este corto recorrido sirve para sugerir el análisis del papel de la música en la resistencia y la violencia. El Homenaje al Tolima, de Atahualpa Yupanqui, que es un homenaje al tiple de Chispas, nace en una visita del artista a un grupo de muchachos en la cual le cuentan lo ocurrido con el tiple de Chispas, la canción que este le hizo en el monte y la letra de Chispas que arregló para hacer su Homenaje al Tolima. Mucha cuerda para tocar: la guitarra de Mariachi y el violín de Manuel Marulanda son ejemplo.

A medida que se avanza en la lectura del ensayo se reafirma la importancia de la cultura, tema liderado por García Márquez y Álvaro Mutis y del cual hacen parte las Artes Plásticas con Ignacio Gómez Jaramillo, Pedro Nel Gómez, Luis Alberto Acuña, Carlos Granada, Fernando Botero, Obregón, Manzur, Caballero, Grau, Negret, Ramirez Villamizar, Antonio Roda y Bernardo Salcedo. Tanta riqueza plástica hace recordar a Germán Espinosa con su balada y sin su corona.
TEXTO COMPLETO

http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia..

Silvio Rodríguez /Memorias (1987)





Álbum antológico publicado en Chile en 1987 por el sello Alerce, en formato cassette (ALC 537). Reúne fundamentalmente canciones grabadas por Silvio en La Habana durante su partición en el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, que habían aparecido en los discos: GESI (1975); GESI/2 (1975); GESI/3 (1975); El hombre de Maisinicú (1975); No tenemos derecho a esperar (1972); La canción, un arma de la revolución (1974); y en el single Areíto 7324 (1981). Todas las canciones pertenecen en letra y música a Silvio Rodríguez.

Dice en el interior de la primera edición en cassette:

Difícil es ofrecer una selección cronológica de las principales obras poético musicales de SILVIO RODRIGUEZ.

Su primer LP data de 1975, pero gran parte de sus canciones ha sido difundida a través del cine cubano, para el cual SILVIO ha escrito innumerables obras.

De manera que estas “Memorias” representan una pequeña parte de un extenso material, que es difícil clasificar.

Estas “MEMORIAS” incluyen canciones largamente esperadas en nuestro medio, conocidas hasta hoy en las voces de otros intérpretes o difundidas en copias no siempre de buena calidad.

Para Alerce es una satisfacción contribuir a hacer más completo el conocimiento de un artista como SILVIO RODRIGUEZ publicando hoy estas obras que corresponden a distintas épocas de su vida.

“El Hombre de Manisicu”, por ejemplo, pertenece a una producción cinematográfica cubana; igualmente “Canción de la nueva escuela” forma parte de aquella etapa en que SILVIO participó activamente en la producción de documentales realizados por el ICAIC (instituto Cubano del Arte e industria cinematográfica) junto a Leo Brower, Milanés, Sara González, Sergio Vitier, Noel Nicola y otros artistas.

Lista de temas:

01. Madre (1:55)

02. El papalote (5:22)

03. Canción de la nueva escuela (3:34)

04. Fusil contra fusil (3:12)

05. El viejo obrero (3:26)

06. Preludio de Girón (4:26)

07. Si tengo un hermano (2:43)

08. Supón (5:04)

09. Para llegar al cielo (5:31)

10. La oveja negra (2:18)

11. El día en que voy a partir (3:04)

12. Discurso fúnebre (4:05)

13. El hombre de Maisinicú (5:48)

14. Ríe y bosteza (1:24)



AUDIOS Y TEXTO

http://perrerac.org/cuba/silvio-rodriguez-memorias-1987/6091/


domingo, 9 de octubre de 2016

América, te hablo de Ernesto - Silvio Rodríguez





Con una mano larga 
para tocar las estrellas 
y una presión de dios en la huella. 
Paso por tu cintura 
por tu revés y derecho 
el curador de hombres estrechos. 

Preparando el milargo 
de caminar sobre el agua 
y el resto de los sueños 
de las dolencias del alma. 
Vino a rajar la noche 
un emisario del alba. 
Y con voz tan perfecta 
que no necesita oído. 

Hizo un cantar 
que suena a estampido. 
En todos los idiomas 
el emisario va a verte, 
en todos los idiomas 
hay muerte. 

Aunque lo entierren hondo 
aunque le cambien la cara, 
aunque den esperanza 
y brille la mascarada 
llegará su fantasma 
bien retratado en las balas.

lunes, 12 de septiembre de 2016

William Ospina / Pa que se acabe la vaina - 2.013/ I





William Ospina

Pa que se acabe la vaina

Año 2.013

Editorial planeta



Voz. esperanza zc

Música: Yerbecita de mi huerto



William Ospina le aporta al país una obra con título musical de obligatoria lectura para los interesados en conocer la verdad sobre la realidad social y la vida política de una Nación que, como dice en el primer párrafo del libro, “sufre un creciente deterioro del orden institucional que se puede medir por la crisis de la justicia, los niveles escandalosos de corrupción, el número de congresistas y gobernantes que pasan directamente del poder a la celda, los índices de pobreza y miseria, la inseguridad, la delincuencia, el atraso de la infraestructura y la incapacidad de convertir la indudable riqueza del territorio en algo que beneficie a las mayorías y garantice la prosperidad general.”



Su rigurosa investigación que trae a la memoria hechos, obras literarias, música, personajes de la resistencia, personalidades de la política y los responsables de la pobreza, la injusticia, la impunidad, la corrupción y la destrucción del medio ambiente es una invitación a releer o conocer a Estanislao Zuleta, Fernando González, Mario Arrubla, Orlando Fals Borda, Bárba Jacob, José Eustasio Rivera, Jorge Isaac, Tomás Carrasquilla, Vargas Vila, José Asunción Silva, Alberto Zalamea, Álvaro Mutis y Eduardo Umaña, entre las muchas personas que pensaron el país.



“Pa que se acabe la vaina” hace un recorrido por La gota fría, La pollera colorá de Wilson Choperena y la música de José Barros, Campo Miranda, Crecencio Salcedo, Guillermo Buitrago, Lucho Bermúdez con Matilde Díaz, Leandro Díaz, Rafael Escalona y, no podía faltar un hombre de zona cafetera golpeada por la violencia. La evocación del vals “Cuando miran tus ojos” cantado por Óscar Agudelo. Este corto recorrido sirve para sugerir el análisis del papel de la música en la resistencia y la violencia. El Homenaje al Tolima, de Atahualpa Yupanqui, que es un homenaje al tiple de Chispas, nace en una visita del artista a un grupo de muchachos en la cual le cuentan lo ocurrido con el tiple de Chispas, la canción que este le hizo en el monte y la letra de Chispas que arregló para hacer su Homenaje al Tolima. Mucha cuerda para tocar: la guitarra de Mariachi y el violín de Manuel Marulanda son ejemplo.



A medida que se avanza en la lectura del ensayo se reafirma la importancia de la cultura, tema liderado por García Márquez y Álvaro Mutis y del cual hacen parte las Artes Plásticas con Ignacio Gómez Jaramillo, Pedro Nel Gómez, Luis Alberto Acuña, Carlos Granada, Fernando Botero, Obregón, Manzur, Caballero, Grau, Negret, Ramirez Villamizar, Antonio Roda y Bernardo Salcedo. Tanta riqueza plástica hace recordar a Germán Espinosa con su balada y sin su corona.

TEXTO COMPLETO



http://www.elnuevodia.com.co/nuevodia/opinion/columnistas/203698-pa-que-se-acabe-la-vaina

Elvira Sastre / Y dormir a tu lado se convierte entonces en poesía.





Poema de Elvira Sastre

"Y dormir a tu lado se convierte entonces en poesía"

Voz: esperanza zc



ELVIRA SASTRE - BIOGRAFIA



Elvira Sastre nace en Segovia el verano de 1992 y ya desde muy pequeña, gracias a la influencia de su padre, muestra su amor por la lectura. A los doce años escribe su primer poema y tres años más tarde abre un blog, "Relocos y Recuerdos", que a día de hoy mantiene activo. Poco tiempo después, gana el premio de poesía "Emiliano Barral" con el relato corto Saudade.



Unos años más tarde, se instala en Madrid para cursar el grado universitario de Estudios Ingleses, sin saber que ese cambio lanzaría su carrera poética al cielo de la capital. En Madrid, Elvira continúa escribiendo y comienza a participar en eventos poéticos acompañada de cantautores consagrados como Adriana Moragues, Diego Ojeda y Dani Hare e importantes poetas como Carlos Salem y Escandar Algeet. Del mismo modo, Elvira ha llegado a compartir escenario con artistas nacionales e internacionales de la talla de Joaquín Sabina, Benjamín Prado, Jorge Drexler, Rubén Pozo y Leonor Watling.



Poco a poco, Elvira Sastre se va haciendo un nombre en el circuito cultural madrileño y es entonces cuando la editorial Lapsus Calami se interesa por su obra: juntos publican «Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo», en diciembre del 2013, con prólogo del afamado Benjamín Prado. Es el propio Benjamín quien apuesta por ella y por su poesía, y de ese modo le abre el camino al mundo de la poesía contemporánea española. Unos meses después, en mayo de 2014, la importante editorial Valparaíso Ediciones, con sede en España y en América Latina, le propone publicar su segundo poemario: «Baluarte», que ya va por la tercera edición, con el que aún se mantiene en los primeros puestos de los libros de poesía más vendidos del país. Entre medias, la poeta edita con la también ilustradora Adriana Moragues un proyecto artístico-literario llamado Tú la Acuarela / Yo la Lírica que casa la poesía de Elvira con las acuarelas de Adriana y del que venden más de mil copias.



Al mismo tiempo, Elvira Sastre dedica parte de su tiempo a la traducción. Recién terminado el máster de Traducción Literaria por la Universidad Complutense de Madrid, la autora ya ha visto publicado su primer trabajo como traductora, en este caso de poesía, en la editorial Valparaíso Ediciones: «Los hijos de Bob Dylan», del autor norte-americano Gordon E. McNeer. Posteriormente, ha traducido al inglés las letras del último disco de Vetusta Morla, «La Deriva»,



La carrera poética de Elvira Sastre, la poesía visceral y directa que presenta así como su cercanía con el lector permiten a la poeta participar en festivales y eventos literarios de importancia tales como la Feria del Libro de Bogotá (FILBO), el Festival Eñe, la Feria del Libro de Madrid y de Soria, el Festival de Narradores Orales de Segovia, el Festival Inverso o el Encuentro Internacional de Poesía Ciudad de México 2015, y demás jornadas culturales. Del mismo modo, la poeta ha dado conferencias en varias universidades de Estados Unidos como North Georgia University, Emory University y Hofstra University.



En el presente, Elvira Sastre compagina su carrera poética con la escritura y la traducción. Tras una gira exitosa por Estados Unidos y México, acaba de publicar su tercer poemario, «Ya nadie baila» (ed. Valparaíso Ediciones) y prepara su primera novela con la editorial Seix Barral.



http://elvirasastre.net/biografia.html

domingo, 11 de septiembre de 2016

Los Jairas / La flûte des Andes (1.970)




Los Jairas / La flûte des Andes
Francia - 1.970

TEMAS:

LA PASTORA Neo A.Domínguez
A VUESTROS PIES MADRE Yaraví E.Joffré-Tradicional
EL PASITO DEL MORENO Morenada E.Joffré
SARRIHUAY Huayño E.Joffré-Tradicional
NOCHE DE LUNA LLENA Carnaval S.Asague
LEVITA LARGA Doctorcito E.Joffré-Tradicional
VIRGENES DEL SOL Fox Incaico J.Bravo
EL IMAN DE TUS OJOS Huayño E.Joffré
LA VIDATAY Tonada N.Soruco
ALTURAS DE HUALLPACAYU Huayño Tradicional Arr.E.Joffré
LA CULPABLE Cueca L.A.Martínez
CARAHUATA Taquirari Otero-E.Joffré

AUDIOS:  http://mimusicasudamericana.blogspot.com.co/2015/12/los-jairas-discografia.html

TEXTO: http://www.delosandes.com/grupos/j/jairas.htm

Edgar "Yayo" Joffré y los Jairas - 1.969





Edgar "Yayo" Joffré y los Jairas

1969

BOLIVIA



TEMAS



LLANTO DEL OLVIDO Yaraví Recop.Edgar Joffré

VIRGINIA Cueca Heriberto Lujan

ENGAÑO Huayño D.R.

DANZA DEL GATO Gato Ernesto Cavour

RECUERDO Huayño Recop.Edgar Joffré

ORGULLOSA POCOATEÑA Huayño Los Pocoateños

SARJAWAY Huayño Recop.Edgar Joffré

CARMEN ROSA Cueca D.R.

PUEBLITO Huayño Recop.E.Joffré

CONDOR PASA Danza D.R.

AYATEÑITA Huayño Recop.E.Joffré

DESPEDIDA Huayño Edgar Joffré



JOFRÉ MARISCAL, Edgar ‘Yayo’ (La Paz, Bolivia, 1937).- Músico, compositor e intérprete.

Inició su carrera artística con el ‘Cuarteto de Oro’, con quienes grabó en el sello ‘Méndez’ temas en aymara; luego integró el ‘Cuarteto de oro’. Participó de la creación de la Peña ‘Naira’ (1966) junto a Gilvert Favre, Pepe Ballón y Jorge Núñez del Prado.

Miembro del grupo ‘Los Jairas’ desde su creación (6 de junio de 1966), donde estuvo junto a Julio Godoy (guitarra), Ernesto Cavour (charango) y Gilbert Favre (quena). Con este grupo hizo giras por América y Europa (1968-1972); ganador del Primer Premio del II Festival de la Canción Lauro con el tema ‘El llanto de mi madre’ (Cbba, 1966). Actualmente radica en Ginebra, Suiza, donde mantiene al grupo ‘Los Jairas’ pero con otros integrantes.

Entre sus composiciones están: Olvídate (taquirari), Recuerdo (huayño), Mama Criso (canción), Imán de tus ojos (huayño), A vuestros pies madre (yaraví), El llanto de mi madre (yaravi).


lunes, 4 de abril de 2016

La Preguntona - Patricio Manns/Horacio Salinas (1.987)





Del Álbum "FRAGMENTOS DE SUEÑOS"

1.987



Cuando los militares latinoamericanos empezaron a utilizar la práctica de la desaparición forzada de personas como un método represivo, creyeron que habían descubierto el crimen perfecto: dentro de su inhumana lógica, no hay víctimas, por ende, no hay victimarios ni delito.



La práctica de la desaparición forzada surgió en América Latina en la década del sesenta.



Con algunos antecedentes mucho más atrás en el tiempo -como la desaparición de cadáveres en El Salvador en 1932, tras las masacres perpetradas por el régimen de Hernández Martínez-, el método como tal principia a configurarse en Guatemala entre los años 1963 y 1966.



Desde el primer momento, las desapariciones forzadas mostraron los signos de lo que a través de los años llegó a constituir el método principal de control político y social en ese país: impunidad y absoluta transgresión de las leyes más elementales de convivencia humana.



A lo largo de dos décadas, el método se extendió a El Salvador, Chile, Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Honduras, Bolivia, Haití y México.



Producto de una política continental de dominación, las desapariciones no son un rasgo exclusivo de las dictaduras militares. Países como México, Colombia y Perú, con gobiernos civiles electos, son o han sido escenarios de la misma. Asimismo, sus objetivos se reflejaron una vez más en las desapariciones ejecutadas en Nicaragua, haciendo víctimas en ese país tanto a aquellos que desarrollaron una labor política, social o cultural en favor del gobierno revolucionario, como a los militantes contrarrevolucionarios.



Dónde estará Higinio Muna

vaquiano de trueno y rayo

que mataba de a caballo

bajo su buena fortuna

hasta que lo arqueó la luna.



Dónde paró Rosa Cuecho

la del calzón amarillo

que se fajaba los pechos

hasta que se hizo un ovillo

contra el fulgor de un cuchillo.



Cual habrá sido el anclaje

del que torcía los ríos

del que oficiaba los gajes

de la cruz y los corajes

de los que hilaron con frío

la mortaja de su viaje.

Qué fue de Ascanio Zarzalla

que amarró una nube al sueño

soldó el sueño a su metralla

y la metralla al empeño

hasta pasarse de agallas.



Habrán matado Balbina

cargo de pulso profano

que con hilos de neblina

y una aguja en cada mano

cosió su rabia al paisano.



Pero quién la luz entona

pero quién la sombra puebla

no preguntes, Preguntona,

que hubo sangre derramada

tras de tanta historia alzada,

tras de tanta tierra y niebla.