miércoles, 9 de marzo de 2011

Glaciares, La Decisión - PROYECTOS MINEROS

























GLACIARES EN PELIGRO

19.02.2011

La empresa minera canadiense Barrick Gold acaba de anunciar que aumentará su inversión en proyecto Pascua Lama hasta 3 mil 600 millones de dólares. La mina Pascua Lama contiene enormes yacimientos de oro, que se extienden en los territorios de Chile y Argentina. El mineral está en la Cordillera de los Andes, prácticamente bajo la frontera entre ambos países.

La empresa estima que en cinco años podrá extraer de esta mina unas 800 mil onzas de oro, lo que a la cotización actual de mil 384 dólares la onza, representa unos 8 mil 500 millones de dólares. Es decir, recuperaría el total de la inversión en unos dos años.

La anunciada instalación de la mina Pascua Lama originó inmediatas protestas de los agricultores del valle del Huasco, en la región de Atacama, los que temen los graves efectos que esta enorme explotación minera va a producir en el abastecimiento de agua para el regadío, ya escaso en la actualidad. A la resistencia de los agricultores se han sumado las opiniones de los expertos que advierten sobre las graves consecuencias de la destrucción de los glaciares, enormes masas de hielo en movimiento que se originan en manantiales situados sobre 5 mil metros de altura y que alimentan los ríos y vertientes de la zona.

Debido a las características del proyecto, la empresa minera ha  intervenido los glaciares modificando su curso, a lo que se suman los efectos de la construcción de túneles y excavaciones que forman parte del plan.

Hace más de un año, en noviembre de 2009, el organismo del Medio ambiente del Estado de Chile cumplió formalmente con la obligación de fiscalizar el proyecto Pascua Lama. En la oportunidad se constataron irregularidades alarmantes en relación a la protección de glaciares y al cuidado del agua, los dos temas que han sostenido por más de 10 años la preocupación y resistencia de las comunidades campesinas de la región, según ha señalado el especialista Lucio Cuenca Berger, Director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales. Sin embargo, después de una larga serie de postergaciones, en definitiva se aplicó a la empresa una multa irrisoria y ésta continuó su operación tal como antes. Lucio Cuenca hace notar que el polvo que producen las excavaciones de la empresa Barrick Gold no sólo está afectando a los glaciares sino que también “está conformando un oscuro velo con el que las anteriores y actuales autoridades estatales se cubren, para permitir que esta multinacional siga violando la ley, contaminando el medio ambiente y dañando irreversibles ecosistemas bases de muchas economías locales de las cuencas de los ríos que nacen donde ocurren las operaciones de extracción de oro”.







La empresa canadiense intentó impedir que en el pasado  Festival de la Canción de Viña del Mar se presentara  esta  canción del compositor y poeta Patricio Manns, que se titula precisamente “Pascua Lama”.

La composición se pronosticaba como la favorita del jurado, pues en el proceso de selección de finalistas le otorgaron la evaluación más alta de la categoría. El tema, además, fue uno de los más comentados por el público desde el momento en que se instaló en la competencia, por su defensa de los glaciares en la zona de Pascua Lama, y la consecuente crítica al proyecto minero que allí levanta la empresa Barrick Gold.

Fuente: http://www.emol.com/especiales/2011/cultura-espectaculos/festival-vina/detalle_noticia.asp?idnoticia=467016

Fuente: http://spanish.ruvr.ru/2011/02/19/45130327.html

S.O.S PARAMO DE SANTURBÁN - EL AGUA O EL ORO



















EL AGUA Y NO EL ORO

El daño ambiental no justifica que se le entregue la licencia a Greystar. A largo plazo, Greystar se irá de Santander, el empleo se irá, y lo que deja la multinacional es una gran catástrofe en el páramo y para el resto del departamento.

De acuerdo a un artículo publicado por la prestigiosa revista Science en enero, varios autores norteamericanos que estudiaron el caso de la minería a cielo abierto en la cordillera de los Apalaches en Estados Unidos consideraron que por más precauciones tomadas por las mineras en los páramos, la explotación de este tipo sigue siendo de alto riesgo. Por eso, al final del artículo piden al gobierno norteamericano parar todas las actividades mineras en páramos. Por otro lado el Parlamento Europeo solicitó a la Comisión Europea la prohibición total del uso del cianuro en la minería de oro en los países de la Unión. Actualmente, Alemania, República Checa y Hungría no permiten el uso de este químico en sus páramos.

Para los ambientalistas el afectar una pequeña zona de un páramo no evita que el resto del ciclo nutriente de este se vea afectado. En forma sencilla, un páramo es cómo un pulmón: quitarle una parte afecta todo el ciclo respiratorio porque funciona como una unidad y no por partes. Al dinamitar la montaña para sacar 220 hectáreas de un tajo se liberan también otros metales pesados que estaban condensados en la montaña, y luego pasarán a ser absorbidos en el agua que guarda el subsuelo del páramo. "Ninguna tecnología, por avanzada que sea, ha podido ha podido eliminar los metales pesados del agua", explica el ambientalista Orlando Beltrán. El suelo cambiará su comportamiento y le será más difícil la formación y acumulación de materia orgánica, así como el intercambio de gases con la atmósfera. Por esto cambiarán también los componentes del agua que llega a Bucaramanga.

En el caso específico de Santurbán, un estudio del acueducto de Bucaramanga prendió las alamas sobre el efecto que tendría la minería de Greystar en el agua para esta ciudad y que se abastece de los caudales del páramo.

En el páramo hay cinco quebradas, dos ríos y diez lagunas que se verían afectadas según este estudio. "En la medida en que aumente la demanda de la población atendida, conjuntamente con el incremento en la exploración minera, pondría en riesgo el uso del Rio Suratá como fuente de abastecimiento por inviabilidad técnica y económica, de nuestra planta de tratamiento convencional", dice el informe. El acueducto de Bucaramanga garantiza la calidad del agua en la Planta de Bosconia, pero si el consumo aumenta, y también el número de químicos en el agua, el acueducto ya está anunciando que ni el páramo ni la planta darán abasto.

El estudio también menciona que en Colombia existen 68 especies de frailejones y 37 de estos están amenazados. En un foro realizado por el Instituto Alexander Von-Humbodt en el 2004 la protección del páramo de Santurbán "sin duda contribuiría significativamente a la conservación de la mitad de las especies amenazadas de frailejones".

También está el impacto topográfico: de acuerdo al estudio, uno de los impactos ambientales esperados es la sismicidad inducida por el uso de explosivos. La dinamita no sólo cambia el aspecto del páramo sino que también lo vuelve más susceptible a cualquier movimiento tectónico, cambia la composición química del suelo y subsuelo, cambia el curso de los caudales del agua y cambia la composición de los minerales en ella. Es decir, rompe la unidad del páramo y también las reglas que rigen su ecosistema. La explosión puede ser en una esquina, pero sus efectos ambientales se sienten en todo el páramo.

Los argumentos ambientales en contra de la minería a cielo abierto son miles (desde sus impactos químicos en el subsuelo hasta las consecuencias en la salud de los habitantes) y todos apuntan a que una vez Greystar termine de explotar la montaña en 15 años, esta nunca volverá a ser igual. Pero otro problema de los ambientalistas es que las autoridades ambientales en Santander han estado ausentes del debate en los últimos años.

SIN APOYO INSTITUCIONAL

El páramo de Santurbán se divide en dos: el 23 por ciento está del lado de Santander (donde está el proyecto de Greystar), y el resto en Norte de Santander, donde la multinacional también alcanzó a comprar títulos mineros pero la frenaron. El mismo páramo, las mismas características de lado y lado, pero con una diferencia política: el manejo de las CAR.

En junio del 2008 la Corporación Autónoma de Norte de Santander (Corponor) declaró su lado del páramo como parque natural regional. De hecho, esa zona no se llama hoy Santurbán sino el parque de Sisavita. “En realidad íbamos a declarar un parque conjunto con la zona de Santander”, explicó a La Silla Vacía Sergio Iván Niño, subdirector de recursos naturales de Corponor.

Esta CAR venía trabajando desde 2007 con su homóloga de Santander, la Cdmb o Corporación Autónoma Regional para la defensa de Bucaramanga, para declarar todo el páramo parque regional. Antes de que se reformara el Código de Minas en febrero del 2010, la única forma de negar una licencia ambiental era declarando jurídicamente una región como parque natural. Pero la Cdmb no se movió al ritmo de Corponor.

Por un lado, varias fuentes cercanas a la Cdmb le contaron a La Silla Vacía que el entonces Presidente Uribe estuvo presionando a esta CAR para que no declarara la zona parque regional. Y la directora de la CAR Elvia Páez nunca declaró a la zona parque, y también se demoró en controlar a Greystar por la forma cómo ésta estaba llevando a cabo su fase de exploración.

“Habíamos infringido normal ambientales. No teníamos permisos de descargas de agua, no teníamos un ingeniero experto en estabilidad de taludes, y desviamos un curso de agua sin permiso”, dijo Víctor Guimaraes, vocero de Greystar. Y por eso fueron multados el 23 de mayo del 2010 a 60 salarios mínimos por la CAR. Es decir, en su historial ambiental, Greystar no tiene su expediente limpio de errores.

“Ese proceso no se movía desde hacía cuatro años, tuvimos que hacer la denuncia en la Asamblea Departamental para que la CAR decidiera”, contó a La Silla Vacía Orlando Beltrán, uno de los líderes del movimiento ambientalista en Bucaramanga.

No sólo los procesos son lentos, sino que sus directivos son criticados por ser más cuotas políticas que funcionarios con el conocimiento técnico. Por un lado, la directora de la CAR es contadora y llegó a este puesto gracias a la ayuda de su exesposo, el senador de Cambio Radical Bernabé Celis. Y también, de acuerdo a los grupos ambientalistas, los dos puestos que son destinados a las Ongs en la dirección de la Corporación siempre terminan en manos de organizaciones de papel que poco saben sobre el tema ambiental. O al menos, sus representantes no son conocidos entre el gremio que busca la protección del páramo de Santurbán.

Así que para oponerse a la minería en el páramo, fue necesario buscar otros recursos.

EL MOVIMIENTO AMBIENTALISTA

“Lo más interesante de todo esto es el movimiento tan grande que se generó, y da la impresión que acá fueron claves las redes sociales”, dijo Vacía Manuel Rodriguez, ex ministro de Medio Ambiente. Para él, como para Jorge William Sánchez, un ambientalista que lleva caminando el páramo 30 años y que creó un grupo en Facebook por su defensa hace cinco años, Internet fue la clave para volver a Santurbán un debate político nacional. Hoy en día su grupo va a llegar a los seis mil miembros.

VER ARTICULO COMPLETO EN:

http://www.terra.com.co/noticias/articulo/html/acu40227-los-poderes-detras-del-paramo-de-santurban.htm

 

Solicitemos que se niegue la licencia ambiental a GreyStar para explotar oro en Santurbán


INGRESA A ESTE ENLACE Y SIGUE LAS INSTRUCCIONES

http://reclamecolombia.org/index.php/nodos/nororiente/160-solicitemos-que-se-niegue-la-licencia-ambiental-a-greystar