sábado, 19 de diciembre de 2009

PEDRO GUERRA







SE ENAMORO DE UN RIO - PEDRO GUERRA


Se enamoró de un río, del cristalino mirar, de sus ojos anfibios.

Se enamoró de un río, de la promesa final, de un descanso marino.

Y acarició la arena y se abrazó a la espuma,
del manantial cabello de su hermosura.

Se enamoró de un río, de su pasado invernal, de sus troncos heridos.

Se enamoró de un río, de su presente fugaz, del remanso escondido.

Y acarició la arena y se abrazó a la espuma,
del manantial cabello de su hermosura.

Y lo en volvió la corriente con su torbellino blanco
y recibió entre los musgos un masaje de guijarros.

Se enamoró de un río, del serpentino ritual, de sus pies coralinos.

Y acarició la arena y se abrazó a la espuma,
del manantial cabello de su hermosura