domingo, 18 de octubre de 2009

PAUL GAUGUIN - SINTETISMO

PAUL GAUGUIN


 





 







BIOGRAFIA I


Paul Gauguin nació en París, pero vivió sus primeros seis años en Perú -de 1849 a 1854-, pues su madre, viuda, estaba emparentada con una importante familia limeña de origen español.
El pintor jamás olvidaría la infancia pasada en el lujoso palacio de Lima, y poco antes de morir hablaba con frecuencia de ir a España, la cuna de sus antepasados.


 


UNA VOCACION TARDÍA


El deseo de conocer otras tierras fue en él una constante. En su juventud recorrió el
mundo como piloto de un mercante, aunque luego terminaría asentándose como próspero agente de cambio y bolsa en París, casado con una danesa y padre de cinco hijos.
Aficionado al arte y coleccionista (poseía obras de Manet, Cézanne, etc.), la pintura se fue convirtiendo cada vez más en su pasión central. Discípulo del pintor impresionista Camille Pissarro, Gauguin fue invitado a participar en las exposiciones del grupo a principios de 1879. En 1883, con 35 años, dejó definitivamente su profesión para dedicarse de lleno a la pintura: el resto de su vida será un continuo
abandono de familia, patria, amigos, comodidades y de todo aquello que no fuese su gran obsesión.
La penuria económica le hizo abandonar París en 1886 y márcharse a Pont-Aven, un pueblecito de la Bretaña francesa muy frecuentado por artistas nacionales y foráneos que iban en busca de pintores. Allí conoció a Emile Bemard, un joven pintor que habría de convertirse en el interlocutor idóneo de sus reflexiones artísticas.
"Gauguin y Bernard hablan ahora de pintar como niños", escribió Van Gogh a su hermano. Sin embargo, ese intento de pintar como niños tenía poco de ingenuo. Gauguin y su amigo estaban muy lejos del primitivismo conmovedor del Aduanero Rousseau.























































































































Su pintura era fruto de largos razonamientos, un intento consciente de simplificar las
formas y el color en aras de una expresión más vigorosa.


 


VAN GOGH


Su primera incursión en el exotismo la tuvo en 1887. En abril de ese año se marchó
con su amigo Laval a Panamá, donde trabajó en la perforación del canal, se enferma de disentería y paludismo.
Tras muchas peripecias consiguieron instalarse en La Martinica, donde Gauguin
pintó los primeros paisajes que manifiestan de una manera clara lo que sería su
estilo característico. La enfermedad le obliga a repatriarse en noviembre de 1887, ya su vuelta a París conoce a los hermanos Van Gogh, Vincent y Theo. Vincent sintió un entusiasmo inmediato por la obra de Gauguin, al igual que su hermano, marchante de arte en una galería parisina.

























































































Theo se convirtió de hecho en el representante de Gauguin, y durante un tiempo le
dio al pintor la ansiada estabilidad económica que tanto necesitaba. Los episodios de Arles, donde Gauguin pasó dos meses con Vincent, solide sobra conocidos. No hubo entendimiento entre ambos ni en lo humano ni en lo profesional, sobre todo por parte de Gauguin. "es extraño -escribiría éste a Bernard-, Vincent encuentra aquí inspiración para pintar como Daumier, mientras que yo, por el contrario, encuentro una combinación del arte japonés con un Puvis lleno de color".


 


EL SIMBOLISMO






















































En 1889, después de seis años como artista profesional, está sin dinero, ha vendido su colección de pinturas impresionistas y apenas vende sus pinturas.
Para conseguir clientes organizó con Bernard y otros artistas jóvenes una exposición en el Café Volpinf de París. Esta fue la primera muestra pública del "Groupe impressionniste et Synthétiste" que, desgraciadamente, llamó muy poco la atención. Hastiado de todo, Gauguin decidió irse lo más lejos posible de Francia, a Tahití. Con el fin de reunir dinero para el viaje organiza una subasta pública de sus obras: La venta tuvo un éxito moderado, pero entre los compradores se encontraba
Degas, que adquirió La bella Angela. De especial importancia fueron las críticas publicadas con tal motivo, pues establecieron la relación entre las ideas de Gauguin y las de los escritores simbolistas -Mallarmé entre otros-, que lo consagrarían como líder pictórico del movimiento.


 


LA MIRADA DE UN SALVAJE


Excepto un interludio en Francia de 1893 a principios de 1895, Gauguin pasó el resto de su vida en Tahití y en las islas Marquesas, donde moriría en 1903. Su empeño por encontrar equivalentes plásticos a los misterios de las islas se tradujo en complicadas composiciones en las que cada detalle tiene un significado preciso. Este es el caso de Manao Tupapaú (El espíritu de la muerte vigila, 1892), una de sus obras más importantes.
























































Basándose en elementos del folclore de la isla, obsesionado por las cosas que observaba pero intentando ir más allá de ellas, Gauguin crea un vocabulario personal de colores y líneas, un estilo complejo que compone un simbolismo pictórico de nuevo cuño.
Cuando Gauguin murió en las lejanas islas Marquesas, pocos se dieron cuenta del alcance de su obra. Entre ellos se encontraba el poeta simbolista Charles Morice, que había colaborado en la publicación del primer manuscrito de Noa-Noa -uno de los libros de Gauguin sobre Tahití-. Sus artículos movieron a los patrocinadores del recién fundado "Salon d'Automne" a organizar en 1906 una retrospectiva del pintor. La coincidencia de dicha muestra con la primera exposición de los fauves dio pie ala
influencia de Gauguin sobre toda una nueva generación de artistas. Desde los lejanos Mares de Sur, Gauguin había sentado las bases de un estilo nuevo, vigoroso y original que traspasaría su época.


BIOGRAFIA II


Eugène Henri Paul Gauguin era el verdadero nombre del prestigioso artista conocido como Paul Gauguin, nacido en Paris, Francia, el día 7 de junio de 1848.
Este hombre ha pertenecido a una familia liberal, de una pareja descendiente de terratenientes españoles de América del Sur y del virrey del Perú. La familia se muda a América tras el golpe de Estado de Napoleón III en 1851, cuando Paul contaba con poca edad, y es durante aquel viaje que su padre muere y su madre recurre a la hospitalidad de sus parientes en Lima, Perú, por lo que allí ha pasado sus primeros años de infancia.
En 1855 regresan a Francia, y es en los siguientes años que Gauguin comienza sus estudios en Orleáns, y al finalizarlos se embarca en la marina mercante siendo aún muy joven.
Al regresar de esta experiencia, ya convertido en agente de cambio para la empresa Bertin en la Bolsa de París, siendo un hombre con bastante éxito en sus negocios, comienza a llevar una vida burguesa y acomodada junto a su mujer, la danesa Mette-Sophie Gad, y sus cinco hijos: Émile, Aline, Clovis, Jean-René y Paul-Rollon.
Ha sido a causa de su tutor, un gran amante del arte que Paul se introduce entre los impresionistas, y en 1874 al conocer la obra del pintor Camille Pissarro se aficiona al arte, lo que incentiva al futuro artista a tomar clases de pintura. Afortunadamente, Gauguien encuentra su profesión de alma, cuando al intentar sus primeras pruebas en este ambiente, le salen perfectas y lo llevan a exponer sus obras junto a los impresionistas en 1876, 1880, 1881, 1882 y 1886.
Al vivir semejante satisfacción Paul decide abandonar su trabajo en la Bolsa para dedicarse por completo a su nueva pasión, la pintura. Si bien era lo que le apasionaba, no alcanzana para llevar su familia adelante, por lo que debe marcharse a vivir con su mujer e hijos con la familia de ésta en Copenhague. Luego de varios inconvenientes y diferencias con la familia de su esposa, es que decide regresar abandonando a sus hijos en Dinamarca.
Al reencontrase con sus afines en el ambiente comienza a viajar, el cual acaba siendo fundamental para el futuro artístico, ya que aquí conoce la sensualidad del color y se interesará por una naturaleza primitiva capaz de acentuar las relaciones humanas.
Al poco tiempo regresa a su origen, y al pasar por una enfermedad la cual logra repuntar, en el año 1891 Gauguien pasa a ser el centro de un grupo de pintores experimentales conocidos con el nombre de “Escuela de Pont-Aven”.
Aquí es donde comienza a definirse su estilo de pintura, y pasaría desde las cercanías del impresionismo hasta un estilo mucho más personal, tal es así que por influencia de uno de sus jóvenes discípulos su estilo evoluciona a lo que se ha dado en llamar sintetismo.
Luego de inspirarse en las artes indígenas entre otras cosas, formando un conjunto con Vincent Van Gogh trabajan juntos y pintan la serie sobre los Alyscamps.
Años más tarde, Gauguin se encuentra enfermo y embarca destino a la Polinesia, tratando de huir de la civilización europea. Aquí en estos malos momentos comienza a redactar un relato autobiográfico, el cual será publicado más adelante con el nombre de "Noa Noa".
Al mejorarse algo de su enfermedad, continua pintando afortunadamente conservando sus características esenciales, Gauguin cuida especialmente la expresividad de los colores, la búsqueda de la perspectiva y el uso de formas plenas y voluminosas, se encuentra influido por el entorno tropical y la cultura polinesia, anticipa al arte abstracto: simplifica aún más las composiciones dando preponderancia al color y a la idea que el color puede sugerir, su obra adquiere fuerza, lleva a cabo esculturas en madera y pinta sus cuadros más bellos, en especial su obra más importante "¿De dónde venimos? ¿Qué somos? ¿Adónde vamos?".
Allí en esa ciudad llamada Tahití, Paul conoce a Tehura, quien se convertiría en su modelo, y al encontrar su musa el artista pinta 70 lienzos en unos pocos meses.
Posteriormente, el gran artista se encuentra inundado de problemas, como lo ha sido la muerte de su hija, y por su enfermedad, como lo significa una herida en la pierna que no consigue curar desde 1894.
A pesar de haber conseguido mejorarse y formar una nueva familia con una mujer que luego acabaría con lepra, en el año 1897 intenta suicidarse, sobreviviendo prácticamente en la miseria con una pequeña pensión que desde París le enviaba un marchante.
En 1901, llega a Atuona, en donde Gauguin cree estar en el paraíso, y allí recapacitando sobre su vida, se dedica a realizar esculturas "primitivas", pero finalmente débil y cansado de luchar, muere el día 9 de mayo de 1903.



No hay comentarios:

Publicar un comentario